A veces vemos ovnis en Ibiza

Cuando es Diari informaba sobre avistamientos de naves extraterrestres

09 octubre 2019 |

Se cumplen 30 años de 'los gigantes de Voronezh', la noticia de los alienígenas vistos en la URSS que, remitida por la agencia soviética Tass, incluso se dio en el Telediario de TVE y reprodujeron periódicos como ABC y Diario de Ibiza. ¿Por qué se dio verosimilitud a esa información? Quizás porque en la isla llovía sobre mojado.

Era justo lo que necesitaban los incondicionales de la ufología y del Área 51 para venirse arriba: nada menos que la agencia soviética Tass informaba del avistamiento de un platillo volante en la URSS en agosto de 1986. Y lo hacía con pelos y señales, incluso con datos aportados por un supuesto científico. Si los rusos daban fe, era una verdad irrefutable.

Y encima, Luis Mariñas puso su voz a esa noticia en el Telediario de TVE del 9 de octubre de 1989, hace 30 años. Si TVE y Tass lo decían, por algo sería. Diario de Ibiza, cómo no, también dedicó un espacio, una columna en la que reprodujo el teletipo de EFE enviado desde Moscú y en el que Genrij Silanov, supuestamente jefe del Laboratorio de Geofísica de Voronezh, aseguraba que se había identificado el lugar de aterrizaje «mediante sistemas de biolocalización».

Aquel disco sobrevoló el parque de aquella ciudad rusa, aterrizó, «abrió una escotilla» y de él salieron «una, dos o tres criaturas con formas humanas», que «medían tres o cuatro metros de alto pero que tenían unas cabezas muy pequeñas». Los testigos daban detalles meticulosos, como que, además, junto a esos marcianos salió «un pequeño robot».

La misteriosa piedra

El tal Silanov, del que no ha trascendido que pasara a los anales de la ciencia, encontró allí «una misteriosa piedra de color rojo oscuro», de la que no existía analogía en la Tierra. Más misterio. Tras dar un paseo por el parque, se largaron.

Que Es Diari diera pábulo en esa época a esa noticia no era extraño. Llovía sobre mojado. En su redacción había un par de expertos en el tema que colaban avistamientos como aquel en cuanto les llegaba un teletipo. E incluso en las Pitiusas en cuanto alguien afirmaba haber visto una nave alienígena sobrevolando es Vedrà.

Pocos días después, este periódico admitía que la noticia de los soviéticos no era para tanto: 'Los peruanos están acostumbrados a observar extraterrestres', tituló. De nuevo, otro teletipo de EFE al que la redacción no puso objeciones. En Perú era «común», un «fenómeno habitual». Lo de Rusia «no tenía nada de particular». Claro. De hecho, allí ya los habían visto «de cuatro metros», eso sí, «ataviados con un mono brillante», se supone que de vestir, y «cuatro dedos». «Son médicos itinerantes a nivel galáctico», terciaba otro peruano el 23 de octubre de 1989. Bonato Cervantes aseguraba que le habían curado un brazo maltrecho. Su relato también se coló en Diario de Ibiza.

'¡Ya vienen!'
Qué época aquella. '¡Ya vienen!', tituló Josep Riera el 26 de febrero de tres años antes en su columna. Apasionado por la mística y lo paranormal, el periodista estaba encantado por cómo calaba el fenómeno ovni entre la población: «Vinieron a buscarme hace unos días unos cuantos chavales ibicencos que están tramitando el papeleo necesario para dar legalidad al grupo que han formado. El Cifo, Centro de Investigación del Fenómeno Ovni, nace con fuerza en Ibiza. Ya son 30 miembros (han conseguido, cómo no, apuntarme entre ellos) y van cada día a más. Vinieron para que les facilitara parte de mis recortes de prensa y material informativo de este tema y lo que he recopilado a lo largo de varios años en torno al mundo de lo paranormal y misterioso».

Porque «lo extraterrestre atrae, intriga, preocupa, motiva polémicas, sesudos informes y críticas», añadía Riera un día más tarde en este periódico, cuyas páginas acogían día sí, día también, noticias sobre avistamientos, cosa que hoy en día supondría el despido fulminante del responsable de teletipos o del jefe que permitiera semejante desvarío. 'Conmoción en Argentina por el avistamiento de una flotilla de ovnis', 'Un ovni provocó un apagón en la ciudad argentina de Posadas', 'Avistado un ovni sobre Buenos Aires', 'Confirman oficialmente el duelo entre cazas brasileños y una flota de ovnis' (este fue antológico), 'EEUU investigó los cadáveres de cuatro extraterrestres', 'Un experto dice que un ovni nodriza opera desde las costas gallegas' y 'Asegura haber encontrado huellas de ovni en su viñedo' son algunos de los titulares que entre 1986 y 1988 publicó es Diari.

Nave de «cientos de metros»
Pero no sólo se veían en América del Sur: también en Ibiza. Para los anales del periodismo insular queda registrada la crónica, mapa incluido, de la base de extraterrestres de sa Conillera impresa en este diario. O la noticia que reprodujo el 3 de julio de 1986 en primera plana: 'Un ovni sobre Ibiza'. Aseguraba el redactor que «muchos comunicantes» confirmaron la presencia de ese objeto: «Incluso desde Iberia del aeropuerto se nos afirmó que un comandante de la compañía lo había visto en su vuelo hacia nuestra isla, no pudiendo precisar de qué se trataba». Otro informador dio más detalles: «Era de dimensiones extraordinarias. De cientos de metros». El Instituto Nacional de Meteorología pasó del asunto (como el KGB en el caso de Voronezh), pero «fuentes técnicas [sic] negaron que pudiera tratarse de un globo sonda». «El misterio» volvía «al primer plano de la actualidad».

El ser cósmico
Cuesta creerlo, pero el decano publicó (no el 28 de diciembre, sino el 5 de diciembre de 1988) las experiencias de un tal Alan Beco con extraterrestres. Ojo con la prosa, desplegada en media página: «El público que asistió la semana pasada a la conferencia de Alan Beco, miembro de Galacteus, pudo comprobar que el contacto con la dimensión extraterrestre es una puerta de acceso y transformación del ser humano planetario hacia el ser cósmico universal». Lo firmaba T. M.

No es de extrañar que, ante esta marea ufológica, Renault abrazase la causa e insertara en este periódico un anuncio de la Express bajo el nombre de 'Ovnipotente'.