La unidad de ovnis del Pentágono sale de las sombras y publicará algunos hallazgos

Durante más de una década, el programa, ahora dentro de la Oficina de Inteligencia Naval de Estados Unidos, ha discutido eventos misteriosos en sesiones informativas clasificadas.

21 agosto 2020 |

La Marina de Estados Unidos ha publicado oficialmente videos que muestran objetos inexplicables.

A pesar de las declaraciones del Pentágono sobre la finalización de un programa encubierto que investigaba a los objetos voladores no identificados (ovni), ese esfuerzo sigue en marcha, renombrado y ubicado dentro de la Oficina de Inteligencia Naval, donde los funcionarios continúan estudiando los reportes de encuentros desconcertantes entre pilotos militares y vehículos aéreos no identificados.

Los funcionarios del Pentágono no discutirán el programa, que no está clasificado pero analiza asuntos clasificados. Sin embargo, fue mencionado el mes pasado en un informe del comité del Senado que describe el gasto en las agencias de inteligencia de la nación para el próximo año. El informe dice que el programa, que tiene el nombre de Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados, busca “estandarizar la recolección e informes” sobre avistamientos de vehículos aéreos no explicados y debía informar al público de algunos de sus hallazgos dentro de los 180 días posteriores a la aprobación de la ley de autorización de inteligencia.

Aunque los funcionarios retirados involucrados en ese programa —incluido Harry Reid, el exlíder de la mayoría en el Senado estadounidense— esperan que consigan evidencias de vehículos de otros mundos, su enfoque principal es descubrir si otra nación, especialmente cualquier adversario potencial, está utilizando nuevas tecnologías de aviación que podrían constituir una amenaza para Estados Unidos.

Marco Rubio, senador republicano de Florida y presidente interino del Comité Selecto de Inteligencia del Senado, dijo durante una entrevista reciente a la cadena CBS, en Miami, que su principal preocupación eran los reportes de aviones no identificados sobre las bases militares estadounidenses y que al gobierno le interesaba averiguar quiénes eran los responsables.

El senador también expresó su preocupación por la posibilidad de que China, Rusia o algún otro adversario haya dado “algún salto tecnológico” que “les permita ejecutar ese tipo de actividades”.

Rubio dijo que algunos de los vehículos aéreos no identificados que fueron reportados por las bases estadounidenses posiblemente desplegaron tecnologías que no están en el arsenal estadounidense. Pero también afirmó: “Tal vez hay una explicación completamente aburrida para esa situación. Pero tenemos que investigarla”.

En 2017, The New York Times reveló la existencia de una unidad predecesora llamada Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas. En ese momento, los funcionarios del Departamento de Defensa afirmaron que ese proyecto y los 22 millones de dólares en fondos que les habían asignado caducaron después de 2012.

Sin embargo, funcionarios que trabajan en el programa dijeron que continuó en operaciones en 2017 y tiempo después. Posteriormente esas declaraciones fueron confirmadas por el Departamento de Defensa.